20
Lun, Ago
33 New Articles

Un joven de 20 años de edad fue encontrado sin vida en el interior de su vivienda, ubicada en el Paraje El Solar. Se desconocen detalles de lo ocurrido, aunque la información oficial indica que Gonzalo Schneider fue encontrado pendiendo de una soga. La policía tomó conocimiento del hallazgo del cuerpo sin vida pasada la hora 00:00 de este viernes.

En el lugar trabajó personal de criminalística para buscar lograr determinar el desenlace de lo ocurrido, publicó Santa Elena Digital.

La Justicia de La Paz decidió este miércoles que los imputados por “homicidio agravado por violencia de género” de Gisela López continúen detenidos por 60 días más a los fines de profundizar la investigación. Así lo confirmó en diálogo con 9 Ahora, el fiscal que lleva la causa, Santiago Alfieri. “Se pidió la prórroga de cara a contener a los testigos de la causa, quienes solicitan poder dar su relato con tranquilidad”, sostuvo.

El funcionario judicial aseguró que esperan que en 60 días finalmente la causa sea elevada a juicio. “Si bien la expectativa de tiempo son dos meses, tenemos que esperar porque pueden surgir nuevos datos o pedidos de pericias, lo que puede enlentecer o acelerar los tiempos, pero el curso de la investigación es claro”, detalló Alfieri.

MÓVIL DEL CRIMEN

En un principio, se manejaba la información de que el móvil del femicidio tenía que ver con la compra y venta de estupefacientes. Incluso, después del caso, la Iglesia, las escuelas y los clubes denunciaron el avance de la droga en Santa Elena. Por el momento, si bien esa trama fue desmentida por el ministro de Gobierno de Entre Ríos, Mauro Urribarri, no se descarta ninguna hipótesis. Sin embargo, la línea investigativa más fuerte es la que vincula el asesinato con un móvil de abuso sexual.

DUDAS

Al respecto hay muchas dudas, dada la llamativa actuación policial. El cuerpo de Gisela fue hallado sin vida 18 días después de su desaparición, a 200 metros de su casa. Por allí habían pasado rastrillajes en múltiples oportunidades, ya que en esa zona se la había visto por última vez. La Justicia indicó que Gisela fue asesinada el día que desapareció y que el cuerpo había estado allí desde el principio. La familia y los pobladores de Santa Elena piensan que fue plantado.

Todo esto motivó fuertes reclamos del pueblo y los posteriores movimientos internos en la fuerza. Luego de que el nuevo comisario recorriera el lugar del hallazgo con la familia de la joven, éste fue quemado.

Los detenidos por el crimen de la joven de 19 años fueron apresados en Santa Elena y La Paz el 22 de junio en un operativo policial. Ese día tuvo lugar una emotiva marcha, previamente planificada ya que se cumplían 2 meses de la desaparición de Gisela.

LOS 4 DETENIDOS

Todos están cumpliendo una prisión preventiva, que en principio fue de 30 días,  luego renovada por 20 y este miércoles se prorrogó otros 60.

Mario Saucedo: Tiene 54 años y una precaria fábrica de ladrillos, en la que se desempeñaban los otros tres sospechosos de una u otra forma. Está denunciado por intentar abusar de una menor. Días antes de la desaparición de la joven intentó “contratar” una adolescente para mantener relaciones sexuales.

Iván Saucedo: Tiene 29 años. Está imputado por una causa por drogas en 2015 en Santa Fe. Hay declaraciones que aseguran que lo vieron con la víctima en una situación dudosa, el día de su desaparición.

Según trascendió, ambos sospechosos son cazadores con experiencia. De allí que taparon el cadáver con yuyos y lo maniataron con un nudo específico. Además tienen antecedentes de robos de animales en la zona.

Rocío Altamirano: Tiene 19 años y es pareja de Iván Saucedo. No tiene antecedentes penales. Sabría lo que pasó en la casa de los Saucedo e incluso podría haber participado como la cuidadora de la víctima, en cautiverio. Está con prisión preventiva domiciliaria.

Matías Vega: Alias “Matute”. Tiene 19 años. Habría participado del traslado de la víctima. Es el único que declaró cuando fue detenido, ya que los otros tres se abstuvieron durante la indagatoria inicial.

 

Un trágico accidente de tránsito ocurrió esta madrugada, alrededor de las 05:30, a la altura del km. 248 de la Autovía "Gral. Artigas", cerca de la ciudad de Concordia.

Por causas que se tratan de establecer, un colectivo de la Empresa Itatí, que circulaba de norte a sur, embistió a un camión Scania 113 con acoplado, de la Empresa Salguero, que transitaba en el mismo sentido que el ómnibus y estaba cargado con yeso y ladrillos block blanco.
Como consecuencia del choque, personal policial constató el fallecimiento de una mujer y pudo confirmar que había varias personas heridas en el colectivo. Al respecto, señalaron que se trasladaron ocho personas hacia Hospital Masvernat de la ciudad de Concordia, para ser atendidos por sus heridas.

A continuación se detallan los datos filiatorios de las personas que iban a bordo del colectivo y que fueron atendidas en el nosocomio de Concordia:
Mateo (05), Lorena (08) y Mirta Sosa (59), presentan traumatismo leve. Mientras que Clavelia Risso (81), presenta escoriación en antebrazo y mano derecha. Son todos oriundos de la provincia de Formosa, luego de ser curados fueron dados de alta.
La mujer fallecida en el lugar, fue identificada como Gladys Nimia Helguera, de 51 años. Era hija de la señora Clavelina Risso, quien resultó con lesiones leves.
Félix Barrios (59) y, Diego Armua (23), presentan traumatismo leve. En tanto, Daniela Altamirano (27), presenta traumatismo y escoriaciones leves. Estas tres personas son oriundas de la provincia de Corrientes.
Y por último la ciudadana Demetria Saucedo (67), oriunda de Corrientes, presenta lesiones graves, con fractura de peroné en pierna derecha, por lo que queda internada en observación.

El colectivo de la Empresa Itatí, era guiado por el chofer el ciudadano Daniel Atamañuk, de 28 años, oriundo de Corrientes. Mientras que el camión de la Empresa Salguero, era conducido por el ciudadano Martin Werlen, de 35 años, oriundo de Córdoba. Ambos conductores no sufrieron heridas de consideración.
El tránsito de la ruta no fue interrumpido ya que se transitaba con normalidad por colectora. En el lugar intervino personal de comisaria Colonia Yerua.

 

Alicia Forastieri y Luis Domingo Valdez atacaron a Víctor Rubén Flores durante la madrugada del 16 de diciembre de 2012 cuando dormía en su casa ubicada en calle 3 de Febrero al 600 de La Paz, y se retiraron del lugar con la certeza de que habían matado al hombre por los golpes que le propinaron. 

Sin embargo, la autopsia reveló que la víctima perdió la vida como consecuencia de un paro cardiorespiratorio, patología que le afectaba la salud y era conocida por Alicia Noemí Forastieri, quien al momento del crimen era su esposa. La investigación a cargo de los fiscales de La Paz concluyó que Forastieri, de 49 años, y Luis Domingo Valdez, de 22 años, quienes mantenían una relación sentimental, “previo convenirlo”, dieron muerte a Flores y “para evadir su responsabilidad” simularon “que la vivienda y sus moradores habían sido objeto de un robo violento, desordenando las pertenencias del inmueble, llevándose un celular y el reloj de Flores”.

Los acusadores entendieron que los imputados, en su afán de ocultar su responsabilidad en el crimen, fraguaron que Forastieri fue atada de manos, y que Valdez se fue del lugar en el auto de la víctima para abandonarlo en las afueras de la ciudad. 
Luego, según la hipótesis acusadora, Forastieri pidió ayuda a sus vecinos y por medio de estos se dio aviso a la Policía sobre “el falso hecho”. 

Para los fiscales no hay dudas de que los imputados “previo acuerdo, atacaron a un indefenso Flores, quien se hallaba entregado al sueño, y lo golpearon hasta que lo creyeron muerto por su agresión, para después comenzar con la tarea de ocultamiento de los rastros que se les describe y acredita”.

Respecto de la causa de la muerte de Flores, los acusadores entendieron que aquel “era una persona con la salud quebrantada”, lo que surgió de la autopsia que reveló una patología cardiopulmonar. 

En este sentido, señalaron que las lesiones que la víctima recibió en la cabeza “no reúnen entidad suficiente para causar la muerte” y añadieron que “la incursa Forastieri sabía del estado de salud de Flores” puesto que según declaró la hermana de la víctima aquella “lo acompañaba a sus tratamientos médicos y cuando iban en busca de medicamentos”. 

Con estos indicios, los fiscales sostuvieron que la imputada “no podía desconocer que la brutal agresión que sufrió, a medir por las lesiones en el rostro del occiso, le producirían la muerte, o por estos o por su dañado corazón, la fatalidad quiso que su corazón cediera antes de que los golpes de los imputados lo maten, por lo que creyendo su obra terminada comenzaron a ocultar sus rastros”.

Comprometedor

Entre las pruebas en contra de los imputados se enumeró que además de intentar ocultar el crimen en un falso robo, habrían utilizado guantes de látex y la mujer simuló el papel de “víctima dopada, plantando su versión ante los testigos y dando datos falsos a los investigadores”. También se destacaron los numerosos intercambios telefónicos entre los imputados, puntualizando que en los contactos de Forastieri, Valdez figuraba con el nombre “Vilma” con el objetivo de ocultar la identidad del joven.

 

En el marco de la investigación por la desaparición y homicidio de Gisela López, ocurrido en Santa Elena, este lunes fueron trasladados a la sede de Tribunales los tres varones detenidos por el crimen y que desde la semana pasada se encuentran alojados en la cárcel de la capital entrerriana. Se trata de Iván Saucedo, Mario Saucedo y Matías Vega.

Los imputados fueron sometidos a una revisión médica en la Oficina Médica Forense. 

Todos los sospechosos cumplieron 30 días de prisión preventiva, medida que se amplió luego a 20 días más. 

El fiscal de la causa, Santiago Alfieri fue quien solicitó que los arrestados fueran llevados desde La Paz hacia Paraná para que quedaron alojados en la Unidad Penal Nº 1.

Una vez que estén todas las pericias concluidas, tendrá que determinar si hay pruebas para llevar a juicio a los sospechosos o dejarlos en libertad como ocurrió con el primer detenido de quien se dijo que había muchas pruebas pero al final su abogado defensor Jorge Leitner demostró que era inocente.

Gisela López, la joven de 18 años desaparecida el 22 de abril y hallada sin vida el 10 de mayo en Santa Elena.

 

El Once

Un violento vuelco se produjo en la tarde de este sábado en la ruta provincial 6, en inmediaciones de Raíces, departamento Villaguay. Según datos brindados a UNO por Bomberos Voluntarios de Villaguay, el accidente ocurrió minutos antes de las 16, cuando el conductor de un utilitario Renault Kangoo, por motivos que son objeto de pericias, perdió el control del rodado y. luego de varios tumbos, quedó en la banquina, a unos 500 metros al norte del puente Raíces y casi en el límite departamental.

Los ocupantes del vehículo, un hombre y una mujer mayores de edad, quienes viajaban desde Buenos Aires hacia la localidad correntina de Esquina, al llegar los Bomberos Voluntarios de Villaguay, fuera del vehículo, con politraumatismos y fueron inmovilizados hasta que llegó la ambulancia de Maciá y los trasladó al hospital Santa Rosa, de la ciudad de Villaguay.

Por la violencia del siniestro el hombre habría salido despedido del vehículo aunque se encontraba consciente al momento de la asistencia sanitaria.

Intervino la unidad H7 del Bomberos Voluntarios de Villaguay y personal de Policía Caminera y comisaría de Raíces.

 

Un joven de 22 años permanece internado en estado reservado en el hospital San Martín de Paraná tras ser atropellado por un auto que se dio a la fuga cuando circulaba al mando de su bicicleta, sobre Ruta Nacional 12, en cercanías al arco de acceso a la localidad de La Paz, este viernes por la noche. La víctima es Jonathan Bentos y oriundo de la localidad de Yeso. 

Ante la falta del responsable del accidente porque el conductor se dio a la fuga, la mamá de la víctima, Irma Bentos, pidió la colaboración de testigos que hayan presenciado el hecho para poder dar con el autor del accidente y pide la colaboración para solventar los gastos de la curación de su hijo mientras permanece hospitalizado en la capital entrerriana.

Los interesados en colaborar con esta familia, pueden comunicarse al teléfono celular 15416983.

 

Tres de los cuatro detenidos por el crimen de Gisela López, la joven de 18 años hallada asesinada el 10 de mayo en Santa Elena, fueron trasladados este jueves desde La Paz hacia Paraná. La información fue ratificada a 9 Ahora por el fiscal de la causa, Santiago Alfieri. La única que no fue fue derivada es Rocío Altamirano, la novia de uno de los sospechosos, quien goza de la prisión domiciliaria.

Iván Saucedo, Mario Saucedo y Matías Vega, detenidos junto a Altamirano el pasado 22 de junio en Santa Elena, quedaron alojados en la Unidad Penal N° 1 de la capital entrerriana. Según se supo, los sindicados como autores del crimen de la adolescente llegaron alrededor de las 19.

Cabe destacar que, luego de su detención a fines de junio, todos los sospechosos habían sido sentenciados a 30 días de prisión preventiva, pena que se amplió luego a 20 días más.

 

En un operativo realizado en el puesto caminero Paso Telégrafo, ubicado en la RNº12, se encontraron 15 paquetes que contenían 9,660 kilogramos de cannabis (marihuana) en la baulera de un transporte de larga distancia. El cargamento era de uno de los pasajeros del colectivo que provenía de la provincia de Corrientes y además le secuestraron un celular y 900 pesos. El pasajero de 48 años quedó detenido en la Unidad Penal Nº1 de Paraná y a disposición de la Justicia Federal. En el operativo intervinieron perros de narcóticos que permitieron la detección de la valija que contenía los paquetes de la droga. El colectivo tenía como destino final la provincia de Chubut.

 

La Justicia de La Paz dictó finalmente el sobreseimiento de Gustavo Centurión, el hombre de 44 años que fuera oportunamente imputado por el asesinato de la joven de Santa Elena Gisela López. 

Centurión estuvo 15 días preso, mientras permaneció como único imputado en la investigación por el crimen de Gisela. A mediados de mayo, el fiscal Santiago Alfieri entendió que el entonces acusado podía recuperar la libertad porque no había pruebas de que pudiera "influir en la investigación".
Ahora la jueza de Garantías y Transición de La Paz, Silvina Cufré de Millán, dictó el sobreseimiento del hombre y en su resolución dejó constancia de que la imputación que pesó sobre él "no afecta el buen nombre y honor del mismo".
La detención del inocente fue luego de que se realizara un allanamiento en su casa, en Paraná, y para tomar esa decisión el fiscal se había basado en que, supuestamente, el perro rastreador de la Policía había marcado que la muchacha había estado allí, algo que finalmente quedó desacreditado.
La joven de 19 años había desaparecido de su casa el 22 de abril cuando salió rumbo a la escuela. Tras 18 días de una investigación que derivó en procedimientos en Rosario, Buenos Aires y Concordia, fue encontrada muerta apenas a 200 metros de su casa en Santa Elena.
Después de casi dos meses de la desaparición, detuvieron a cuatro personas: tres hombres y una mujer que fueron apresados en una vivienda precaria cercana a la entrada de la localidad entrerriana, a 150 metros del barrio 120 Viviendas, donde vivía Gisela.
Están imputados por el "supuesto homicidio agravado" de la joven de Santa Elena.

 

Más artículos...