18
Lun, Mar
21 New Articles

El FMI libera antes de Navidad u$s 7.600 millones para nuestro país

Nacionales
Tipografias

Christine Lagarde le dará esta semana el último empujón a Mauricio Macri en 2018. El miércoles, el board del Fondo Monetario Internacional (FMI) leerá la última carta del año sobre la Argentina firmada por la directora gerente del organismo, y los miembros del directorio tendrán que aprobar (o no, algo que nadie considera) los números al tercer trimestre del año de la economía local para luego avalar el giro comprometido para el último tramo de 2018. Son unos u$s7.600 millones finales para completar los 28.300 millones de dólares que el FMI transfirió ya a las cuentas nacionales, impidiendo que la Argentina ingresara en default.

Con este giro el Gobierno cerrará financiera y fiscalmente el ejercicio más complicado desde la crisis de 2002; y, obviamente, el peor de toda la gestión de Mauricio Macri, quien sin el respirador artificial conectado por el Fondo en julio pasado hubiera tenido serias dificultades para cumplir con las obligaciones de 2018, y mucho más, de 2019. Ahora todo es tranquilidad. Se descarta que el miércoles el board apruebe el acuerdo y que el viernes 21 el dinero ya esté disponible en las cuentas del Banco Central para que desde la última semana del año hasta marzo del próximo ejercicio pueda ser utilizado para cubrir los vencimientos de deuda externa y, eventualmente, para compensar desequilibrios fiscales internos temporales, siempre que la meta del déficit cero no se tuerza.

Lagarde presentará, junto con el director del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, los números fiscalizados por el italiano Roberto Caldarelli sobre la marcha de la economía argentina. Este funcionario del organismo había cerrado su análisis el 27 de noviembre pasado, a horas del inicio en Buenos Aires de la cumbre del G-20 y de la llegada de su jefa Lagarde para participar del encuentro.

En ese momento firmó una carta en la cual aseguraba que “la finalización de la revisión está sujeta a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI y pondrá a disposición del país Derechos Especiales de Giro por 5.500 millones”. Aseguraba, además, que la “implementación sólida del plan del Gobierno es esencial para promover el repunte de la actividad económica en 2019 y apoyar la creación de empleo, reducir la pobreza y mejorar el nivel de vida de todos los argentinos y elogiaba incluso a la oposición por haber apoyado la aprobación de 2019. Cardarelli le dio también un explícito respaldo al presidente del BCRA, Guido Sandleris, al afirmar que “el nuevo marco de política monetaria implementado por el Banco Central en octubre ha sido efectivo para estabilizar a los mercados financieros luego de la extrema volatilidad experimentada en agosto y septiembre”.

Este informe fue transferido a Werner, luego a Lagarde y luego al board, para que el miércoles lo trate y apruebe el giro de los u$s7.600 millones pendientes. El directorio tiene además una semana de mucho trabajo, antes de comenzar la feria de Navidad y fin de año de los Estados Unidos, que se extenderá hasta la primera semana de enero. El caso argentino será tratado junto con los de Costa de Marfil, Ucrania, República Centroafricana y Gabón, todos países con problemas de aprobación y con riesgos financieros similares. Caldarelli, en su informe, garantizó que este año no habrá problemas para cumplir el compromiso de un déficit fiscal primario menor al 2,7%.

El Gobierno entiende que esto ocurrirá, y que incluso el porcentaje puede ser más cercano al 2,5%. Y tal vez ser aún menor, pero dependerá del aumento estacional del gasto primario de fin de año, que el Poder Ejecutivo debe atender para cubrir los compromisos corrientes y los nuevos gastos previstos para cerrar socialmente 2019. Según el trabajo que hizo Caldarelli en Buenos Aires, lo fundamental ahora será observar los pazos del Gobierno durante el comienzo de 2019, para que la promesa de un déficit cero se cumpla.

 

Ámbito Financiero