18
Dom, Nov
34 New Articles

Para el mercado, el año cerrará con la mayor inflación desde 1991

Nacionales
Tipografias

Para el mercado, el plan de estabilización monetaria y cambiaria que lanzó el Gobierno hace un mes no evitará que el país registre la mayor tasa de inflación de los últimos 28 años, pero servirá al menos para que se encamine hacia una baja sostenida en el ritmo de indexación de los precios en los próximos meses. La conclusión surge del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), un seguimiento sistemático de los principales pronósticos macroeconómicos de corto y mediano plazo de fuente locales y extranjeras, que mes a mes recopila el Banco Central (BCRA), esta vez realizado entre los días 29 y 31 de octubre y que captó opiniones de 55 consultores; centros de investigación, bancos y analistas extranjeros.

De la compulsa realizada por el BCRA surge que el mercado aguarda que el 2018 termine con un índice de inflación general del 47,5 por ciento (2,7 puntos más de lo que proyectaban hasta hace un mes), que se estirará al 48 por ciento en su medición núcleo, con lo que duplicará la tasa del 2017 (llegó al 24,6 por ciento) y se alcanzaría la mayor tasa desde 1991 (fue del 84 por ciento), superando las marcas de 2002 (40,9 por ciento) y del primer año del mandato de Macri (40,3 por ciento).

Pero, a la vez, los analistas recalcularon a la baja sus proyecciones de inflación esperada para los próximos 12 meses (de 31,9 por ciento a 30,6 por ciento) y los próximos 24 meses (de 20,3 a 201 por ciento interanual), aunque elevaron del 27 al 27,8 por ciento su pronóstico punta a punta para 2019, en parte porque mantienen una perspectiva de inflación elevada (del 2,5 por ciento promedio mensual) para el primer trimestre del año, publicó el diario La Nación.

Buena parte de esta expectativa se apoya en la presunción de que el plan de ajuste monetario y de bandas de flotación cambiaria será exitoso para estabilizar al tipo de cambio, al que ahora imaginan cerrando el año de 39,30 pesos versus los 43 pesos que proyectaban hasta hace un mes.

Esto supondría una devaluación extra del peso del 5,8 por ciento respecto del promedio al que cotizó en octubre, con una suba del dólar que cerraría el año en el 121,8 por ciento). A su vez imagina al dólar clausurando el 2019 en 48,9 pesos, lo que supone un avance del 24,6 por ciento durante el año entrante, 3,2 puntos inferior al de la inflación.