21
Jue, Jun
33 New Articles

Para el Gobierno, "no hay un conflicto nacional, es problema de cada provincia"

Nacionales
Tipografias

Como un boxeador que elige bajarse del ring y dejar solo a su oponente, el gobierno de Mauricio Macri le bajó esta mañana el tono a la pelea con los gremios docentes y al paro de actividades decretado por la CTERA, que se está cumpliendo en distintas provincias del país. "No hay conflicto a nivel nacional, son las provincias las que tienen que discutir y resolver las diferencias. La CTERA es la que no encuentra su lugar y recurre a medidas de fuerza", afirmó a La Nacion una alta fuente del Gobierno. Minutos antes, el presidente Mauricio Macri había enviado un mensaje conciliador desde una escuela de Bella Vista, Corrientes.

"No hay paritaria nacional, ni la va a haber. Es el clásico de todos los años el pedido y los paros", completaron desde la Casa Rosada en relación al pedido de CTERA de establecer un salario de referencia para todo el país.

"Nada sería posible sin ustedes, los docentes. La generosidad, la cercanía, el cuidado", dijo el Presidente en Corrientes, rodeado de chicos acompañados por sus maestras y en la inauguración del ciclo lectivo, dónde también estuvieron el gobernador Gustavo Valdés y el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. "Invitamos a que todos seamos parte. Los padres, y todos, tenemos que acompañar a los maestros", dijo Macri, con tono conciliador.

Tal como ocurriera en el inicio de sesiones del 1 de marzo, el Presidente delegó las críticas a los docentes en los gobernadores, en especial en María Eugenia Vidal, que sostiene una dura pulseada con Suteba, el gremio encabezado por Roberto Baradel.

Desde ese gobierno salieron al cruce del dirigente gremial, para quien la adhesión al paro "alcanza el 85 a 90 por ciento" en la provincia más poblada del país. "No sabemos como hace ese cálculo, nosotros recorremos escuelas y muchas están llenas de chicos. Y la mayoría están abiertas", afirmaron a La Nación desde el gabinete de Vidal.

Como publicó ayer La Nación, Vidal acordó con gremios como UPCN y Soeme la presencia de auxiliares no docentes (porteros, cocineros, maestranza) en las escuelas, para que éstas permanezcan abiertas y funcionen los comedores escolares. Además, ratificó a través del ministro de Trabajo Marcelo Villegas que se descontarán los dos días de paro a los docentes que falten, con lo que también perderán el presentismo de $6000 acordado (en 2017 unos 35 mil docentes cobraron $4500 en ese rubro). "Es poco serio lo que están diciendo", agregaron desde la gobernación, a la espera de números concretos sobre la adhesión al paro.

 

La Nación