22
Sáb, Sep
38 New Articles

Top Nacionales

El derrumbe de la actividad económica que provocó la mayor sequía en 50 años, junto a la severa contracción del consumo de las familias, y el cambio del escenario internacional para la deuda argentina, determinó que en el segundo trimestre de 2018 se registrara un nuevo salto de la tasa de desocupación, a un nivel que no se veía desde el tercer trimestre de 2006, cuando aún no había sido intervenido el Indec. Según la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, la suba del desempleo a 9,6 por ciento de la población económicamente activa, fue la más alta en 12 años, para ese período. En el caso de Concordia, la tasa de empleo fue de 35,8 por ciento, mientras que la de desocupación fue un 7 por ciento. En tanto, en el Gran Paraná la tasa de empleo fue de 41,4 por ciento, y la de desocupación del 5 por ciento.

Tal como se preveía las cuentas nacionales dieron cuenta del primer impacto de la recesión de la mano de la sequía en el segundo trimestre del año donde el PBI acusa una caída del 4,2% interanual (del -4% trimestral y más del -15% trimestral anualizado). De modo que el primer semestre arroja una baja del 0,5%. Se interrumpe así un ciclo expansivo, de crecimiento sostenido de cinco trimestres consecutivos. Fueron los trimestres de bonanza gracias al ingreso de capitales, producto de la estrategia de endeudamiento público para financiar el déficit fiscal, y al boom de crédito al sector privado. Claro que todo ello se dio en medio de un año electoral donde la expansión del gasto en obra pública fue determinante.

El precio de soja perforó este martes la cota de los u$s 300 por tonelada y tocó su menor valor en casi una década en el mercado de Chicago, porque la escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China ensombreció las perspectivas exportadoras para la oleaginosa estadounidense. El precio del poroto cayó un 1,1% a u$s 299,10, mínimos desde diciembre de 2008. 

Llamenos 3437 422735 / 1568