17
Dom, Dic
35 New Articles

Eliminatorias: Argentina venció a Ecuador y se metió en Rusia 2018

Fútbol
Tipografias

Hay quienes afirman que la historia es cíclica. Que cada una determinada cantidad de tiempo los hechos que ocurrieron en el pasado se vuelven a repetir. Cada cuatro años, por ejemplo, se disputa el Mundial, al que Argentina viene asistiendo de manera consecutiva desde 1974. Y aunque todo hacía presagiar que 2018 sería la excepción, la Albiceleste consiguió clasificarse.

Con un triplete de un Lionel Messi al que buena parte de los argentinos siempre le criticó su convicción con la 10 a sus espaldas, el combinado nacional superó por 3-1 a Ecuador en los 2850 metros de altura del estadio Olímpico Atahualpa de Quito y se metió por décimoséptima vez en la cita más importante del mundo del fútbol.

Pero, obviamente, la clasificación en esta última fecha de las Eliminatorias no estuvo exenta de sufrimiento. Como si el hecho de tener que ganar y esperar otros resultados para tener cierta tranquilidad no fuera suficiente, antes del minuto el local, que ya no tenía chances de acceder al Mundial, se puso en ventaja gracias a un gol de Romario Ibarra tras un error de Javier Mascherano en defensa.

La noche quiteña pareció hacerse más oscura que nunca para una Selección más acostubrada a jugar finales que a sufrir para clasificar. Hasta que apareció el mejor jugador del mundo en todo su esplendor, aquel que cuando apenas habían pasado los 10' empató el marcador y le devolvió la ilusión a más de 40 millones de argentinos tras una gran pared con Ángel Di María.

Aquel que, antes de los 20', ya había dado vuelta el resultado con un furibundo zurdazo al ángulo que volvía a colocar a la Albiceleste en el mapa del mundo del fútbol. La mala suerte que padeció el conjunto dirigido por Jorge Sampaoli en El Monumental y La Bombonera en las últimas dos jornadas parecía haberse esfumado.

A partir de allí, y gracias a una serie de resultados favorables en los demás partidos, la Selección comenzó a bajar el ritmo, en parte producto de la altura. Y aunque si bien nunca le sobró nada, tampoco pasó momentos de zozobra. Hasta que por fin llegó la frutilla del postre, por medio de, quién sino, la Pulga, que a los 16 del complemento marcó un golazo de antología tras picársela a Máximo Banguera para sentenciar el partido.

Un partido que se sufrió más en la previa que durante los 90'. Al que, quizá, le faltó un desenlace más emotivo para situarse entre las clasificaciones épicas, a la par de las que se consiguieron frente a Perú en 1985 y 2009, con goles de Ricardo Gareca y Martín Palermo, respectivamente.

Lo que sin dudas quedará en la memoria es la actuación de un Messi que fue determinante y le permitió a la Argentina seguir con su racha y alcanzar su 12° participación consecutiva en un Mundial al que clasificó por la ventana, como al de México '86, aunque solo el tiempo dirá que similitudes guardan.